Comenzar con tu Teletrabajo o Proyecto ELearning en tiempo récord

Comenzar con tu Teletrabajo o Proyecto ELearning en tiempo récord

La irrupción del Covid 19 a nivel mundial ha conllevado un aumento de la demanda y un cambio en el perfil del posible cliente que se dirige a nosotros, motivado lógicamente por el confinamiento casi global que vivimos y la paralización casi generalizada de la educación presencial a todos los niveles: academias, formación a empresas, centros oficiales, etc.  

Esto ha supuesto un cambio bastante importante tanto en la urgencia de este nuevo perfil cliente como en el nivel de conocimiento, siendo un posible cliente con mucha menos información y con una necesidad mucho más inminente.  

Hasta ahora, la mayor parte de nuestros clientes iniciaban un proceso en el cual iban absorbiendo información, investigando, dando pequeños pasos ordenados, estableciendo unos hitos, en un proceso razonablemente natural que culminaban con el arranque de su proyecto de elearning.  

Viendo que las circunstancias tan excepcionales obligan a acortar esos plazos al máximo y a asimilar información en un tiempo récord, en este artículo queremos facilitaros información que os ayude a tomar las mejores decisiones desde un punto de vista lo más objetivo que podamos, con vistas a acelerar en la medida de lo posible el proceso de arranque en la formación e-learning con un mínimo de conocimiento.
 

¿Necesito hacer elearning? ¿Es la mejor solución?  

Seguramente es la principal pregunta que os debéis hacer. Y no tiene fácil respuesta… es muy particular en cada caso, lo que podemos hacer es explicaros lo que estamos viviendo ahora en nuestro día a día.  

La pandemia global nos ha llevado a una situación excepcional en la que de poco nos sirve la experiencia previa que tuviéramos; nadie tenemos instrucciones de lo que debemos hacer, porque ni siquiera sabemos lo que va a pasar en un futuro a corto y a medio plazo.  No sabemos cuánto durarán los confinamientos, no sabemos cómo de rápida será la vuelta a la normalidad, no sabemos realmente hasta qué punto es factible que al cabo de unos meses se vuelva a reproducir el virus y se tenga que volver a cerrar la actividad. 
En una situación así pocas soluciones existen cuando no existe posibilidad de continuar con normalidad. Los que seáis responsables de un negocio estaréis lógicamente batallando con las cuentas, calculando gastos, sin muchas alternativas a las que poder aferraros. 

El elearning ante una situación así se presenta como una solución al menos factible. Ciertamente, aquellos que ya llevaban en mente ampliar su oferta presencial con elearning y llevaban un tiempo recopilando información y trabajando en el proyecto son los primeros que se han puesto en marcha, pero hay un volumen enorme que os encontráis en esa frontera en la que no sabéis hacia donde tirar con el agravante de partir de un desconocimiento de lo que implica hacer elearning y los pasos a dar.

Por si os pudiera servir, estas son preguntas que creemos que os deberíais contestar:  

  •     ¿Es el elearning una solución para mí?     
  •     ¿Qué otras opciones tengo?
         

Si decido hacer elearning ahora…

  •     ¿Lo utilizo como solución temporal?
  •     ¿Lo pienso solo para proyectos que estaban en marcha y que han quedado paralizados?
  •     ¿Qué tipos de elearning existen? ¿Qué tipo de elearning debo hacer?       
  •     ¿Qué herramientas/materiales/cambios organizativos necesito?     
  •     ¿Cómo consigo que el personal realice unas funciones que hasta ahora no había hecho?
         

Y de cara a futuro…

  •     ¿Aprovecho para ir creando una nueva línea de negocio estable a medio plazo que me proteja en caso de que la solución se repita?
  •     ¿Pienso sobre esa base captar nuevos alumnos que demanden un servicio así?     

El factor tiempo

Cuando el contador de gastos sigue corriendo y solo hay incertidumbres sobre cuánto durará la situación, el factor tiempo se convierte en algo vital.  

Por lo que hemos podido observar, la rapidez de actuación está dando unos buenos resultados entre los clientes que han tomado la iniciativa de comunicarse rápidamente con sus alumnos o sus clientes para presentarles rápidamente una alternativa para mantener el servicio. Les ha servido para minimizar bajas y paralización de proyectos.  

A este respecto creo que está siendo generalizado reaccionar de una forma bastante positiva, comprobando que la gente es más comprensiva de lo que sería en otras condiciones. Es evidente que no pedimos a los demás que estuvieran preparados para una situación que a nosotros mismos nos coge completamente a contrapié.  

Por eso si has decidido hacer elearning, nuestro consejo es que no esperes a tenerlo todo perfecto. En estos momentos se valora mucho más la rapidez de actuación, saber que existe un plan para seguir dando un servicio, que la calidad del propio servicio que todos sabemos improvisado.  

Tu alumno no va tener en cuenta si el arranque es un poco precario, siempre que a partir de ahí vayas mejorando continuamente. Por supuesto, en una situación normal sería completamente desaconsejable que te lanzases al mercado sin una mínima calidad, pero el tiempo que eso te demandaría ahora implicaría que seguramente llegaras tarde. 

Ten en cuenta que estamos hablando lo primero de atender lo que ya tienes y crear un nuevo servicio que sea suficiente para valer como alternativa a tus alumnos o empleados en estos momentos. Y a partir de ahí, te tocará decidir si ese servicio será extensible mientras dure el confinamiento, o pueda prolongarse en el futuro como nueva línea de negocio o servicio de valor añadido.  

La formación presencial y la formación online no solo se diferencian en la forma de impartirse, también el negocio que rodea a ambos se mueve por parámetros muy distintos. Sobre este punto os detallaremos más adelante.  

Un punto que suele crear cierta incertidumbre son las posibles reticencias de la plantilla a manejar tecnología, cuando entre ese equipo se encuentra gente que, por su nula experiencia, bajo nivel tecnológico o edad no son especialmente proclives a aprender a manejar nuevas herramientas.  Por desgracia, dada la situación, este obstáculo (que en otros momentos sería reseñable) deja de serlo en el momento en el que la supervivencia de la actividad está en juego. Como hemos comentado más arriba, la predisposición global a comprender la situación y tolerar los errores hará también que el aprendizaje sea menos exigente, pero es obvio que el cambio de chip no es opcional.  

Videoconferencia vs plataforma elearning

Una plataforma de elearning es un sistema completo de aprendizaje online, en el que en el que se crea un curso con unos contenidos (con vídeos, PDFs, test…) que el alumno debe completar.   
 
El sistema cuenta con herramientas para crear esos contenidos, matricular alumnos, y comunicación entre profesores y alumnos por mensajería, chat, foros. Todo lo que sucede durante la formación queda registrado en informes.  

Una plataforma de elearning se basa en la formación asíncrona, que quiere decir que los alumnos matriculados a un curso pueden completar estas actividades cuando ellos lo deseen, entre las fechas límite que se hayan establecido. Más allá que ese aprendizaje esté medianamente estructurado en el tiempo (lo cual es posible con las herramientas que las plataformas aportan), la potencia de elearning es que el alumno estudia al ritmo que él quiere y en el horario que él quiere conforme a sus circunstancias.  

La videoconferencia es una herramienta que sirve para que dos o más participantes conecten a tiempo real para dar una clase en directo, pudiendo compartir audio, vídeo y archivos.   

Si lo único que queremos es emular esa clase presencial con una videoconferencia nos bastará. Algunos proveedores que podéis mirar:   

¿Qué necesitas realmente?

Hay que tener en cuenta que no estamos hablando de cosas que puedan compararse directamente entre sí. Una videoconferencia es una herramienta, que no deja de tener una utilidad parecida a la que pueda tener un teléfono, pero con más opciones, mientras una plataforma de elearning es un sistema completo para gestionar la formación online.  

Utilizar la videoconferencia es tan simple como contratarla y utilizarla directamente, no requiere de preparación, como tecnología es muy sencilla y puede ser muy útil para salir del paso.  Si lo que estás buscando es una medida temporal para intentar dar ‘algo’ de servicio a tus clientes, puede ser un buen comienzo y sobre todo rápido.  

Para lo que no te va a servir es para intentar crear algo estable; una videoconferencia no te organiza la actividad, no puedes tener a los alumnos organizados por cursos, no te permite hacer ejercicios, no tendrás un histórico de su uso…no es un sistema.  

Por lo tanto, si te planteas una solución que vaya más allá de la necesidad imperiosa, deberías poner tus ojos en una plataforma de elearning o LMS. De hecho, cuando te adentres en la formación online te darás cuenta de que la videoconferencia, que es una grandísima herramienta, también tiene su parte negativa, puesto que tiene el hándicap de que ata al alumno a un calendario con unos horarios para poder asistir y eso hace que la principal ventaja del elearning, que es la flexibilidad, desparezca. Y hay un importante volumen de demanda que busca expresamente esa flexibilidad con valor añadido, por gusto o por necesidad

NOTA: en algunos países como en España a través de FUNDAE, existen formaciones bonificadas que requieren de unos determinados requisitos impuestos por estas instituciones. 
 

¿Qué plataforma de elearning elijo?

En este punto obviamente no podemos ser objetivos, para nosotros y sin ninguna duda nuestra plataforma evolCampus es la más adecuada para situaciones así  

Pero elijas la que elijas, te aconsejamos por las necesidades que en estos momentos tienes que te fijes especialmente en:  

  • Que sea en la nube. Hay otros formatos, plataformas de código libre. Y en ningún caso valoraríamos que fueran ‘mejores o peores’, en el fondo cada modelo es válido para necesidades distintas.  
      
  • Pero en situaciones como la actual utilizar una plataforma que tuvieras que encargarte de instalar, configurar, programar encima significaría una ralentización enorme, multiplicar la posibilidad de problemas técnicos y una inversión inicial muchísimo mayor
         
  • Que sea fácil de utilizar. Seguramente el mayor hándicap que hace unos pocos años tenían las plataformas de elearning es que eran muy poco usables. Enfrentarte a ti mismo y a tu equipo a un software difícil con una curva de aprendizaje muy larga es lo último que necesitas ahora
         
  • Que tenga soporte. Y por soporte no solo nos referimos a atención a posibles incidencias, sino principalmente que tenga algún medio de comunicación que permita la resolución de dudas de forma ágil, seguro que sobre todo en el arranque puede suponerte una diferencia enorme.  

Adaptación de contenidos al e-learning

Decides dar el paso, realizar elearning y trabajar con una plataforma de elearning. La siguiente pregunta es… ¿y de dónde saco los contenidos?

Seguramente tendrás tus contenidos en formato presencial, y obviamente hace falta un proceso de adaptación cambiando el formato que se denomina virtualización.

En esta virtualización hay una transformación técnica, pero principalmente una transformación conceptual; los contenidos online deben tener una serie de características básicas para que sean efectivos. Como, por ejemplo, que las actividades no sean largas, que sean variadas, intentar que sean lo más visuales posibles…

Como punto importante, recuerda lo que hemos dicho previamente; en estos momentos tu alumno disculpará que los contenidos con los que arranques no sean los mejores del mundo. Pero por supuesto, deberás concienciarte que requerirán de un trabajo constante hasta que tengan una calidad decente.  

Si buscas otras opciones prueba y valora muy bien este punto porque utilizar una plataforma en el que la creación de contenidos sea lenta y farragosa puede ser un hándicap enorme.  

La atención al alumno

Aunque obviamente el servicio en la formación es vital, seguramente no es el punto que más debiera preocuparte en estos momentos.  

Y lo digo desde un punto de vista lógico; si tu primer movimiento es intentar dar servicio a un cliente que ya te conoce, esto te va a permitir un margen suficiente como para aprender a manejarlo para futuros casos.  

Ciertamente aquellos que no tengáis ninguna experiencia deberéis adaptaros a otra forma de trabajar y estar dispuestos a aprender a buen ritmo.

El negocio detrás del elearning

Seguramente esto es lo que más te va a costar, y lo que más aprendizaje te va a requerir. Sí, puede que hayas dado el primer paso hacia el elearning por las circunstancias, pero si has decidido apostar por él como nueva línea de negocio, o simplemente como previsión ante un futuro muy incierto que a día de hoy nadie puede predecir (desconfinamiento largo, posibles futuras recaídas…), te va a tocar conocer las reglas del mercado del elearning.

No es lo más urgente, porque la primera fase es atender a tus clientes, incluso tener un servicio que con tus medios de comercialización habitual puedas seguir dando.  

Pero a partir de ahí, y a medio plazo, debes saber que el negocio que rodea al elearning es bastante distinto en casi todo a lo que es un negocio presencial.  

Mientras tu alumno ‘de toda la vida’ suele ser de tu localidad, situado en un radio razonable alrededor de tu centro, en el mundo elearning la situación geográfica es irrelevante. Porque a ese alumno al que le ofrezcas formación online le va a dar igual estar a 30Km, a 900Km o estar en el otro extremo del mundo.  

Esto hace que, por supuesto tu público objetivo se multiplique por cantidades que ni imaginas, pero también con la consecuencia de que la competencia también. Ya no es otro centro que tengas razonablemente cerca quien te puede pelear los alumnos, sino cientos de centros alrededor del mundo que pueden ofrecer servicios parecidos al tuyo.  

Es por ello que hay que distinguir entre ofrecer formación online a quien ya es tu cliente, o entre aquellos similares a quien ya es tu cliente, y crear un nuevo sistema de captación para esa nueva demanda a la que aspiras.  

Los códigos son distintos, deberás estudiar a tu competencia y buscar fórmulas nuevas de llegar a ese alumno que puede estar interesado por tu oferta, aunque ni siquiera sepa muy bien en qué provincia te encuentras.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La GDPR nos anima a colocarte este popup con la obviedad de que este sitio usa cookies propias y de terceros. Si piensas que cookies sólo es galletas en Inglés, te recomendamos leas nuestra Política de Cookies que nunca está de más. Si clicas en el De Acuerdo, confirmas que ya las conoces o las has leído y podrás seguir navegando sin que este popup te vuelva a molestar.